By
In props, Yoga

«Reivindico el espejismo

de intentar ser uno mismo,

ese viaje hacia la nada… (Luis Eduardo Aute/Belleza)

En una entrada anterior sobre cómo Sacar a tus Guerrer@s del armario te expliqué el origen de esta postura de Yoga (asana) según la mitología hindú así como sus diferentes variaciones. La secuencia también está disponible en un vídeo en este link de Youtube. Te muestro ahora cómo puedes emplear una silla para perfeccionar tu alineación, así como para poder mantener esta asana durante más tiempo, entre 5 y hasta 10 ciclos de respiraciones profundas (inhalo+exhalo=1 ciclo).

Gracias a la silla las piernas podrán proporcionar un soporte eficaz (sthira) para la parte superior del cuerpo y habrá suficiente libertad (sukha) para respirar con naturalidad. Siempre que te resulte posible inhala y exhala sólo por la nariz, con la boca cerrada, y los labios y la mandíbula relajados.

Props para el autocuidado

Si reconoces y celebras tus límites las asanas se convierten en un vehículo de paz y libertad, y no de frustración y riesgo. Para ello es de gran ayuda el empleo de «props», un nombre genérico que engloba todos aquellos accesorios que pueden ser utilizados como apoyo y/o asistencia para facilitar la ejecución de una postura. Cinturones, bloques, mantas, sillas, correas, almohadas… nos sirven para entender el verdadero valor de la autoayuda y el autocuidado.

Para alinear correctamente Virabhadrasana II (Guerrero II / Warrior 2) siéntate en el borde externo de la silla con la pierna derecha flexionada en rotación externa (hasta 90 grados). Mantén el tronco está vertical, la pelvis neutra y las caderas alineadas. Coloca la pierna izquierda completamente estirada, con una ligera rotación interna, empujando el peso hacia la cara exterior de su pie. Dos consejos: coloca la silla contra una pared (de tal forma que no haya riesgo de que se mueva o deslice) y utiliza una colchoneta delante de la silla para comprobar que tus pies están alineados.

Desde Virabhadrasana II puedes entrar en Utthita Parsvakonasana (Postura del Ángulo Lateral / Extended Warrior): sólo tienes que inclinar el tronco lateralmente hacia el lado de la pierna flexionada y colocar el antebrazo sobre el muslo al tiempo que estiras el brazo superior sobre la cabeza.

Al tener el apoyo de la silla te resultará más sencillo colocar la mano de la pierna flexionada por detrás de la misma y tocar el suelo sin dejar de abrir el pecho ni colapsar los costados.

De nuevo desde Virabhadrasana II, si inclinas el costado hacia el lado opuesto (es decir, hacia la pierna estirada), entras en Parsva Virabhadrasana (Guerrero al Sol / Sun Warrior / Reverse Warrior). En esta extensión lateral puedes ayudarte colocando la mano de la pierna estirada en la silla, por detrás del tronco, para darte un mayor soporte.

No sólo mejorar… también prevenir

En realidad, los «props» no sólo sirven para mejorar la técnica sino que son una excelente herramienta para la prevención de lesiones. Los objetivos de su empleo son:

  • Mejorar el aprendizaje y alineamiento corporal en una asana.
  • Mejorar la relajación para evitar tensiones innecesarias durante el aprendizaje.
  • Prevenir lesiones.
  • Crear espacio en la columna vertebral.
  • Estabilizar las articulaciones.
  • Promover el equilibrio entre zonas rígidas y flexibles.

Escribe un comentario