“… sopló, sopló tan fuerte que se desvanecieron todas las pesadillas,
sopló, sopló con tanta ternura que la eternidad se hizo presente,
sopló, sopló con tanta intensidad que transformó su mirada en océano…”

(Anónimo, enero 2012)

www.anaghernando.com

 

 

 

 

 

 

 

¡Auxilio! ¡Socorro! ¡Ayuda! Gritaba hacia dentro para que no la oyeran sus dos hijas o quizá para no ser rescatada. Sufría en silencio tan intensamente como amaba, con el corazón en explosión, sin descanso. Sufría amando y amaba sufriendo ¿Se podía hacer de otra manera? En el amor y en el sufrir, pensaba, todo es poco, nada es suficiente…

Verónica había apuntado a sus dos hijas a clases de Yoga para niños… desde algún lugar desconocido sentía que podía salvarlas, al menos a ellas, abrirles un camino más cálido y ligero, de paz y armonía, ofrecerles la oportunidad de romper el linaje de amor/sufrimiento. Un día se quedó intrigada al ver un libro junto al bolso de Cecilia, la profesora de Yoga de sus hijas… Mujeres que aman demasiado.

– ¿De qué trata? ¿Puedo ojearlo? – preguntó Vero tan lentamente como el que aproxima su mano al fuego… Cecilia le dejó el libro abierto por la página 101 y se adentró en un mar revuelto de niños.

Vero empezó a leer… aquel libro le temblaba en las manos: “Este complejo de salvación parecía más saludable de lo que es. Si bien es loable ser fuerte en una crisis, Melanie, al igual que otras mujeres de antecedentes similares, necesitaba las crisis para poder funcionar. Sin alboroto, tensiones o una situación desesperada de la cual encargarse, los sentimientos de sobrecarga emocional latentes desde la niñez saldrían a la superficie y se volverían demasiado amenazadores”.

Como si fuera una ola Cecilia volvió a su encuentro:

– Puedes llevártelo. En realidad no es mío… a mí también me llegó por casualidad, justo cuando más lo necesitaba.

Síndrome de Amar Demasiado (SAD)

La autora del libro, la terapeuta norteamericana Robin Norwood, explica que  “amar demasiado no significa amar a demasiados hombres, ni enamorarse con demasiada frecuencia, ni sentir un amor genuino demasiado profundo por otro ser. En verdad, significa obsesionarse por un hombre y llamar a esa obsesión amor”.

“… el amor se convierte en amar demasiado… cuando nuestro deseo de amar, nuestra ansia de amor, nuestro amor mismo, se convierte en una adicción…”.

“… las mujeres estamos programadas, tanto cultural como biológicamente, para amar, sostener, ayudar y consolar a los demás. Cuando lo que hacemos naturalmente no funciona, casi inevitablemente tendemos a hacerlo con más ahínco. Sólo podemos intentarlo con mas fuerzas. Terminamos cautivas de un ciclo adictivo…”.

“… nadie se convierte en una mujer así (que ama demasiado) por casualidad. Entre otras características típicas, la mujer que ama demasiado… proviene de un hogar disfuncional que no satisfizo sus necesidades emocionales…”.

“… Las mujeres que tienen esta clase de características emocionales se ven atraídas una y otra vez hacia hombres que son emocionalmente inaccesibles por una razón u otra… y a menudo se enfrentan al dilema del buen sexo en una relación infeliz o imposible…”.

“… las mujeres que aman demasiado tienen poca consideración por su integridad personal en una relación amorosa…”.

Grupos de Autoayuda

En un gran número de ciudades de diferente países hay grupos de mujeres anónimos y gratuitos. Estos grupos de autoayuda están formados,  exclusivamente,  por mujeres que se han identificado con el patrón de Amar Demasiado, que tienen la capacidad y la disposición de mantener el anonimato y que han comenzado su recuperación con un compromiso de autoconocimiento emocional y sexual.

Los grupos, en su dinámica de funcionamiento,  siguen el formato de los tradicionales (y eficaces) Programas de Anónimos de Doce Pasos, si bien el material de literatura que se utiliza es el elaborado por Robin Norwood, autora de Mujeres que aman demasiado.

Existen grupos presenciales que se reúnen periódicamente y grupos virtuales (nacionales e internacionales)  que siguen el programa a través de Internet.

 

Escribe un comentario